domingo, 19 de abril de 2020

Así estamos por el Coronavirus


Por: Nayadira Agramonte


Seis y 30 de la mañana y el sonido de la alarma me avisa que debo salir de mi burbuja protectora. Dejar el lugar más seguro, ese que siempre ha sido nuestra casa. Cierro mis ojos y suspiro, llenos mis pulmones del aire que no da miedo.

Salgo a la calle con un nudo en la garganta y con la esperanza de que el coronavirus me ande lejos.  La respiración se me corta, la mascarilla me molesta, el gorro me da calor, la chaqueta me incomoda y los necesarios guantes se acomodan entre mis dedos y el sudor que la situación genera.

Huelo el temor en las calles, parecen un pueblo de las películas del Viejo Oeste norteamericano, casi nula circulación vehicular, motoconcheros con máscaras, lentes, cascos protectores y cualquier otro dispositivo que le provea la protección ante el invisible, pero peligroso virus.

Seguir leyendo