jueves, 25 de junio de 2009

Desde mi Teclado: me hago eco

Por: Nayadira Agramonte
Periodista

En el día de hoy salió publicado en el periódico Diario Libre, en la sección Antes Meridiano, un escrito, titulado "Morir de pobreza", sobre una niña embarazada de 14 años, que murió.

Lo que aquí se dice me llamó la atención y me llevó a reflexionar si somos personas o números fríos. Me pregunto ¿En qué nos convertimos al morir? En estadísticas generales o en personas fallecidas. ¿Cual es la noticia? la muerte, la persona o que la causó. Al parecer nos reducimos en un número, parte de una estadística a la que pasamos de modo grupal, no individual.

Aquí les dejo la historia, para que también reflexionen y hagan algo, de forma individual, para ayudar a las niñas de nuestro país convertidas en mujeres.

Ruth Esther Carmona se murió "de pobre". Las estadísticas dirán que fue una de las tres primeras víctimas de la gripe AH1N1 en la República Dominicana y la OMS en su recuento planetario, la incluirá como un número más para futuras estrategias contra la pandemia.

Pero Ruth se murió de pobre. Tenía catorce años y seis meses de embarazo. El padre del hijo que esperaba, al parecer, supera los 40. Con ese cuadro, lo de la gripe es una anécdota. Catorce años y embarazada de seis meses son los números de un desastre absoluto de vida.

Lo angustioso es que lejos de remitir, el embarazo en adolescentes está aumentando. Son niñas que dejan los estudios y entran en un ciclo de vida que no les conviene ni pertenece. Y no pensemos que son juegos de niños los que les han llevado a esa situación. La mayoría de estos embarazos son responsabilidad de un adulto. Y los hay que se excusan con esa miserable frase de "parecía mayor y se insinuaba.

"Dejan la escuela, dan a luz niños de bajo peso, se complican la salud y la existencia y el círculo de la pobreza se reproduce condenándoles al fracaso vital. Un 17% de las adolescentes dominicanas entre 15 y 19 años ya es madre. A mayor nivel educativo -esto incluye información y educación sobre salud y sexualidad- menor tasa de embarazo. Queda otro aspecto siempre sin resolver. ¿Qué pasa con el adulto que provocó esa situación? Normalmente... nada. Por eso también, porque nunca pasa nada, no hay quien pare este desastre.

----------------------------------------------------------------------------------------------
Si te gusta el contenido y no quieres perderte ningún post, recuerda suscribir tu e-mail en la parte derecha superior de la página.No olvides también comentar o dejar tu opinión debajo de este artículo, Muchas gracias!!
----------------------------------------------------------------------------------------------