miércoles, 17 de junio de 2009

Las mujeres se revoltean en Sabana Perdida; salen a las calles a quemar gomas

Por Julio Benzant/ Texto y Galería de fotos

Sabana Perdida (Santo Domingo Norte).- Esta es una mala señal para el alcalde Jesús Féliz: las mujeres están tan furiosas con él, que este dìa miércoles decidieron dejar de hacer oficios y salir a las calles a quemar gomas para reclamar que le construyan las calles del sector La Javilla.

Esta vez no fueron los hombres. No señores, ahora fueron las mujeres quienes dijeron tener "los pantalones y las braguetas" que le faltan a los hombres.

Abandonaron sus casas, llevaron neumáticos hasta la avenida Hermanas Mirabal; hicieron una pila con los neumáticos y luego le rociaron gasolina.


Galería de Fotos:


Finalmente, una de las mujeres tomó una caja de fòsforos y, ante la vista de todo el mundo, ¡Zaf! Prendió el fósforo y lo lanzó.
La hoguera fue inmensa. Cuando parecía que se apagaba, llegó otra mujer y, de manera resuelta, tomó un palo y movió los neumáticos. El fuego brotó de nuevo con toda intensidad.

Allá, desde el fondo de la calle Francisco Alberto Caamaño Deñó, comenzaron a subir más mujeres con muebles viejos que alimentaron la hoguera.

Luego se unieron unos muchachos que trajeron troncos y también los lanzaron sobre la pila de neumáticos que ardía.

Esta vez, parece que la culpa del estallido de ira y rabia la tuvo el alcalde Jesùs Féliz, cuya palabra en este sector parece valer menos que una guayaba podrida.

Ocurre que, temprano en la mañana, cientos de empleados del Ayuntamiento de Santo Domingo Norte fueron trasladados en vehículos hasta la avenida Los Restauradores para que participaran de una fiesta matinal de adhesión al alcalde.

Rápidamente tomaron marcadores y comenzaron a hacer pancartas elogiando las ejecutorias de Jesús Féliz en todos los barios de Santo Domingo Norte.

Era una "contraprotesta" a otra que habìan convocado una decena de organizaciones comunitarias y la iglesia católica local para reclamar calles, aceras, contenes, servicios de agua y un largo etcetera.

Todo iba bastante bien. Sin ningùn problema.
Allá, en la cabeza norte del puente Gregorio Luperón estaban los activistas comunitarios liderados por la Junta de Organizaciones Populares (JUNTAPO), con corteles alusivos a sus reclamaciones.

Estaban colocados en la acera sin interrumpir el tráfico, aunque lo hicieron durante algunos minutos.

Allá arriba, donde están los edificios multifamiliares que construyó Joaquín Balaguer, frente al barrio Salomé Ureña, estaban las gentes llevadas por el Ayuntamiento para contrarrestar la protesta popular. También los periodistas, que "no se dieron cuenta" de la protesta que ocurría apenas a unos cuantos metros de donde ellos estaban.

Llevaron un poderoso discolight, un payaso y muchas bolsas con alimentos. De este lado todo era fiesta y alegría.

En el medio de los dos grupos, sin embargo, estaban los vecinos de La Javilla, aquel barrio que saltó a la estelaridad en las primeras planas de los periódicos y los noticiarios de televisión cuando el púgil Félix Díaz ganó medalla de oro en los juegos olímpìcos de Pekin.

Ocurre que las calles del barrio están en iguales condiciones que cuando Félix Díaz llenó a los dominicanos de orgullo.

Fueron esos, dias en los que le prometieron a las gentes de La Javilla que le reconstruirían las calles.

Todo fue "buche y pluma, no más".
El síndico Jesús Féliz resultó ser un perfecto bultero. No cumplió con su promesa.
Esta mañana, cuando las mujeres del barrio vieron que en la lista de obras realizadas estaba el sistema de drenaje pluvial de sus calles, se enfurecieron y salieron gritando insultos contra Jesús Féliz, quien quiere ser reelecto en el cargo.

Las mujeres salieron a las calles hasta con las cabezas llenas de rolos y algunas con batas através de la cual se les veían los "panties". No les importaba su imagen. Estaban furiosas porque se sentían humilladas y reaccionaron en forma violenta.

Quemando neumáticos.
En poco tiempo la Policía llegò y se hizo con el control de la zona. Una patrulla, en una camioneta, penetró hasta el corazón del barrio, tomaron sus pistolas y realizaron algunos disparos para dispersar a las mujeres.

Las calles, mientras tanto, están sembradas de hierba y plátanos y en los laterales hay charcos de agua con "muchos macos".

Las mujeres que salieron a protestar son las mismas que viven en las calles del barrio de Félix Díaz.

Jesús Féliz les mintió y ahora debe pensarlo muy bien antes de llegar a esos barrios a buscar votos.

Mientras tanto, unos presidentes de "Juntas de Vecinos", incitados por actiivistas pro gubernamentales, danzaban alegres en Los Restauradores "porque Jesús Féliz lo ha hecho bien".

Si de verdad se lo creen, que baje hasta La Javilla y La Barquita y se lo diga cara a cara a las gentes que allí viven.

publicado en ciudadoriental.org
----------------------------------------------------------------------------------------------
Si te gusta el contenido y no quieres perderte ningún post, recuerda suscribir tu e-mail en la parte derecha superior de la página.No olvides tambien comentar o dejar tu opinión debajo de este artículo, Muchas gracias!!
----------------------------------------------------------------------------------------------