jueves, 18 de febrero de 2010

Chocoterapia: una técnica de la cosmética con muchas aplicaciones

El cacao es vivificante, estimulante y un alimento con múltiples aplicaciones terapéuticas. Conocemos su excelencia través de la dieta y la gastronomía, sobre todo, en la repostería pero, aparte, se ha demostrado unas aplicaciones cosméticas y convierten a la chocoterapia en una nueva técnica con muchas seguidoras.

Mediante la aplicación superficial del chocolate sobre la piel se consigue un efecto antioxidante con lo que retrasa el envejecimiento de la dermis. El chocolate tiene antocianinas, flavonoides con propiedades regeneradoras y reconstituyentes, hidratos de carbono, proteínas, minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio, y vitamina B1 y ácido fólico.

Hay Spas donde se aplican tratamientos con chocolate. Allí se aplican baños de cacao y se hacen masajes corporales completos con chocolate. Para relajar los músculos se utiliza aceite al chocolate. Consigue dos efectos: relajar los músculos y revitalizar la piel dejándola suave y ligeramente perfumada.

El chocolate también se puede utilizar en envolturas. Para ello se hace un mousse especial a base de derivados de cacao y después se extiende por todo el cuerpo. A continuación se envuelve a la paciente en una manta eléctrica. Durante más de media hora el calor conseguirá que la piel absorba los componentes revitalizantes y nutritivos del cacao.

Por último, está el masaje de chocolate. Se recomienda en casos de estrés y piel tirante o seca. Consiste en trabajar cosméticamente la piel de todo el cuerpo, incluyendo el cutis. Dura unos 70 minutos y logra liberar endorfinas por lo que la paciente se siente mucho mejor desde el primer momento. Trabaja, por tanto, mente y cuerpo pues es sensorial además de cosmético.

Primero se hace una exfoliación completa con un masaje rotativo y después se aplica la cobertura de chocolate con aceite de almendras en todo el cuerpo. En el rostro se emplea mezclada con aceite de azulina. Se aplica siempre con un masaje que empieza siendo muy suave y después pasa a ser algo más intenso.

De esta manera se logra que la paciente se relaje muchísimo. En cuanto se termina, se pasa por la ducha y se aplica una capa de crema hidratante con extractos de cacao para dejar la piel perfectamente hidratada.

Publicado en: feminaactual.com
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Si te gusta el contenido y no quieres perderte ningún post, recuerda suscribir tu
e-mail en la parte derecha superior de la página.
No olvides también hacer tu comentario y dejar tu impresión debajo de este artículo, Muchas gracias!!
-------------------------------------------------------------------------------------------------