sábado, 22 de agosto de 2009

Cómo elegir el color para tu casa

Si estás estrenando casa o departamento o simplemente quieres un cambio en tu hogar, la pintura es una opción que te dejará satisfecha, pues si eliges el color y la textura adecuada puedes cambiar completamente un ambiente. Estos son algunos consejos para que puedas tomar esta decisión.

Para empezar debes considerar que hay muchos tipos de pinturas, el mercado es amplio y las hay de toda clase, gustos y precios. Por ello debes decidir cuál es tu prioridad:

• Las que te gustan (por el color, la textura, la resistencia)
• Las que están de moda (tonalidades, efectos y hasta duración)
• Las que convienen (según el espacio que vas cubrir y el uso que le darás).

Cuando busques la adecuada, primero ubica si es para interior o exterior. Luego si es brillante o no: el brillo se refiere al grado que refleja la luz, entre menos brillo, menos resistencia a las manchas. Se clasifican en:
- Esmaltes: para superficies fáciles de limpiar,
- Semibrillantes (Semigloss): menos brillo pero más durables, para obras de carpintería, cocinas, baños o lugares de humedad intensa.
- Satinadas (Gloss): combinación de lustre y fácil limpieza.
- Mate: no son reflejantes, para grandes áreas de paredes y cielos rasos.

Las que te gustan:
Puede ser que con mucha, pero mucha suerte las pinturas que te gusten se adapten bien al lugar que van a cubrir, incluso si tienes buen gusto también es posible que elijas el color adecuado, pero si no quieres dejar a la suerte el lugar donde pasarás los mejores momentos de tu vida, aquí hay algunas razones que te ayudarán a elegir la adecuada.

Las de moda:
El blanco y todos sus matices son una apuesta segura. Ideal para habitaciones grandes y pequeñas, en estas amplía visualmente el espacio.

Tonos pastel: celeste, tostado, garbanzo, mostazas aportan un matiz agradable porque no son luminosos ni brillantes.

El amarillo brillante puede aportar calor, energía y optimismo, se puede combinar con verdes, rosas y malvas.

El gris piedra, es elegante y sofisticado, combina con marrones, chocolates, tostados y blancos. Es un color para ambientes de trabajo y relax.

Naranjas y rojos: son clásicos sobretodo si combina con mobiliario de madera oscura. Se pueden usar en estancias grandes y con mucha luz, de lo contrario oscurecerá y achicará el espacio. Nunca para dormitorios o zonas de trabajo.

Según Gwendolyn Lewis del Instituto de Arte de California, los favoritos para esta temporada siguen siendo: el amarillo dorado, es el color más óptimo y se complementa con el púrpura, azul y verde, los rojos oscuros y azules siguen siendo populares.

Las que te convienen:
Amarillos, naranjas y rojos, son colores que dan sensación de calentar una habitación demasiado grande o sombría, pueden combinarse con pajas o neutros.

Verdes, azules y púrpuras, exactamente el efecto contrario, enfriar cualquier espacio, incluso puede dar la sensación de distancia y puede parecer impersonal en ciertas áreas, pero en recámaras y estudios son la mejor opción.

Blancos y amarillos, son colores ligeros ideales casi para cualquier superficie, en especial para aquellas pequeñas y oscuras, elige un de estos tonos en brillante y esa área se verá mucho mejor.
Azul marino y marrones: colores pesados, crean una sensación acogedora, sofisticados en habitaciones de gran tamaño. Pero si lo usas en el lugar equivocado su efecto puede ser terrible, pues achica y oscurece.

Los nuevos colores son los dorados, terracotas y verde oscuro, crean atmósferas u hogares que no sólo son agradables para vivir, sino que ofrecen flexibilidad en lo relacionado a accesorios, tapices, alfombras y cortinas.

Consejos:
Un secreto es utilizar colores cálidos de fondo para resaltar el resto del hogar. También se puede usar colores oscuros en las partes bajas de la casa luego colores claros a medida que sube el ojo.

Los tonos neutros (blancos, grises, marrones, mostazas claros, azules celestes) aportan serenidad, los pasteles son frescos y relajantes, los amarillos densos y alegres, los terracotas hacen a las habitaciones más grandes y acogedoras.

Según Ingrid Kraaz Von Rohr, en su “Terapia del color”, asegura que la luminosidad del interior de una vivienda se puede modificar con los colores y brillos de las pinturas.

Así como tú te puedes teñir el cabello y cambiar radicalmente y verte mucho mejor, lo mismo pasa con tu casa, solo toma la decisión estúdiala y manos a la obra.

Publicado en tuvida.aol.com
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Si te gusta el contenido y no quieres perderte ningún post, recuerda suscribir tu e-mail en la parte derecha superior de la página.
No olvides también hacer tu comentario y dejar tu impresión debajo de este artículo, Muchas gracias!!
-------------------------------------------------------------------------------------------------