domingo, 3 de mayo de 2009

Se salva por creerla muerta

BANI.- Yacaira Casado González, de 22 años de edad salvó su vida al creer su agresor, Peguero Moreta , que esta había muerto de los golpes que le propinó a su novia.

La joven se encontraba en compañía de Moreta en un bar del sector de El Cañafístol, cuando este celoso le prohibió bailar con cualquiera que no fuera él.

Durante gran parte de la noche, el agresor mantuvó a Yacaira a su lado horas y tras concluida la fiesta, se trasladaron al parque, de dicha comunidad, y a las tres de la madrugada comenzó a disparar con su arma y a propinarle golpes.

Según reportó la policía uno de los golpes se lo asestó, con la cacha de la pistola, en la frente, a la joven la cual se desmayó y la pistola se disparó. En esa circunstancia Peguero Moreta creyó que la joven estaba muerta por lo que huyó a un solar distante a 200 metros del lugar y se suicidó de un balazo en la sien derecha.

Para suicidarse, Peguero Moreta utilizó una pistola Pietro Beretta, calibre nueve milímetros, número 105607, que portaba sin permiso.