sábado, 2 de mayo de 2009

Una dominicana tras la última reina de Egipto

Kathleen Martínez, abogada dominicana, divorciada y madre de dos niñas es la mujer que esta detrás de la tumba de la más enigmática y ultima reina de Egipto, Cleopatra.

Martínez asegura que su obsesión por encontrar la tumba de Cleopatra, y donde asegura esta también Marco Antonio, se debe a un libro que leyó cuando era una niña.

Por esta fascinación con la última reina egipcia, estudió arqueología en la Universidad Complutense de Madrid. Dio seguimiento a las historia sobre la muerte de Cleopatra y con los datos obtenidos se atrevió a presentar un proyecto al Consejo de Antigüedades (CSA), del país árabe, para excavar donde nadie pensó que podrían existir tumbas reales.

Tardó un año esperando la aprobación del proyecto y logró la autorización para realizar las excavaciones en Taposiris Magna", un templo semi destruido, ubicado al borde del Lago Mariut, en Borg al ArabBorg al Arab, a unos 50 kilómetros al oeste de la ciudad de Alejandría.

Martínez, quien fue nombrada ministra consejera en la embajada dominicana en El Cairo para facilitar su labor, dijo haber encontrado un cementerio con 27 tumbas y 10 momias, dos de ellas envueltas en oro.En el sitio donde excava fueron encontrados los sepulcros de personalidades de la época, 22 monedas de bronce con la efigie de Cleopatra y Alejandro Magno y una máscara funeraria con rasgos faciales similares a los que se conocen del general romano.

En el sitio asimismo fueron encontradas mesas de ofrendas, jarras de vino y cerveza, esta última bebida un regalo de los antiguos egipcios a la Humanidad. El año pasado, los arqueólogos hallaron en el lugar una estatua de bronce de la diosa Afrodita, la cabeza de alabastro de una estatua de Cleopatra, una máscara que se cree era de Marco Antonio y una estatua sin cabeza de la era tolemaica. Zahi Hawass, jefe de arqueología de Egipto, dijo que la estatua y las monedas, que muestran un rostro atractivo, disipan una teoría reciente según la cual la reina era “muy fea”. Académicos británicos sostuvieron en 2007 que la legendaria reina no era atractiva.
Martínez, cuyas investigaciones están apoyadas por el Consejo de Antigüedades (CSA) de Egipto, dio su aprobación a una propuesta presentada en 2005 por Martínez para dar con la tumba de los dos amantes, tras lo cual se conformó la expedición arqueológica binacional.

En el Cairo, una nota del CSA certificó que las excavaciones de Martínez en la zona de Abusiris serán dotadas con más personal, lo que indica el interés que han despertado.La dominicana, cuyo nombre ha dado la vuelta al mundo por los hallazgos encontrados de una cabeza de alabastro de Cleopatra, confirmó que ella misma financia el proyecto, aunque no precisó la inversión realizada. Dirige un equipo de unas 30 personas entre las que por algunas temporadas participó otra dominicana, la turistóloga Nieves Gautreaux.

De descubrirse la tumba de la "gran reina" este sería el mayor hito arqueológico en Egipto desde el hallazgo de la tumba de Tutankamón en 1922 por parte del británico Howard Carter". De acuerdo a los detalles expuestos por los especialistas.